Colon por Enema

Es el estudio radiológico del intestino grueso, también llamado colon, se estudia el colon ascendente, el transverso, el descendente y el recto.  Con mucha frecuencia se observa también el intestino delgado en su porción distal y a veces el apéndice si está presente.

UTILIDAD

Este estudio permite demostrar procesos inflamatorios como la colitis causada por amibiasis, también se pueden detectar úlceras o divertículos.  El colon por enema está indicado para la detección de tumores benignos como son los pólipos y para demostrar tumores malignos como el cáncer.   Este procedimiento también se lleva a cabo en pacientes con diarrea, con estreñimiento, con síndrome de intestino irritable y en pacientes con pérdida de peso y cambios en los hábitos intestinales, en especial está indicado en los que tienen sangrado del tubo digestivo.  Es posible además el estudio de enfermedades menos frecuentes como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa.

PREPARACIÓN

La preparación de este estudio requiere ayuno de 12 horas y tomar un laxante en pastilla o líquido además de un enema la noche anterior o pocas horas antes del procedimiento.  Se permite tomar los medicamentos orales habituales con un poco de agua. 

Se debe comunicar al radiólogo los antecedentes quirúrgicos recientes así como alergias a alimentos y medicamentos.  Las mujeres deben informar si hay alguna posibilidad de que estén embarazadas.

Para realizar el estudio se introduce a través de un tubo rectal bario líquido el que reviste el recto, el colon y parte del intestino delgado.  También se puede introducir aire para distender el colon.  A este procedimiento se le llama de doble contraste.  A veces el radiólogo prefiere usar una solución de agua y yodo en vez de bario para hacer opaco el colon.  Luego se toman imágenes en diferentes posiciones para obtener vistas del colon en diversos ángulos.

Una vez tomadas las radiografías, se extrae la mayor parte del bario y el paciente va al baño para terminar de eliminar el bario y el aire restantes, este procedimiento dura de 30 a 60 minutos.

Después del examen puede volver a su dieta y actividades normales. Sus heces serán blancas por uno o dos días, mientras el cuerpo elimina el bario, es recomendable tomar agua adicional a la acostumbrada durante las 24 horas siguientes del examen.  Algunas personas pueden sufrir estreñimiento posterior y muy remotamente una obstrucción parcial llamada impactación de bario, por lo que su médico podrá recomendarle aplicarse enemas evacuantes o ingerir algún tipo de laxante.

COMPLICACIONES

En casos muy raros durante el estudio el bario puede escaparse a través de una perforación no detectada del colon y causar una complicación seria como la peritonitis. 

El estudio es mínimamente invasivo y las complicaciones son raras, el paciente puede volver a sus actividades normales después del examen, el procedimiento es rápido y bien tolerado y a veces evita procedimientos más invasivos como la colonoscopía.

El radiólogo, que es un médico especializado en estudios gastrointestinales y otros exámenes de radiología, analiza las imágenes y elabora un informe con el diagnóstico.

 

 

 

Desarrollo: Ángeles en Línea, Todos los Derechos Reservados.